Muerte del genio


Y por fin lo inevitable, muere Gabriel García Márquez.
Este post es triste aunque era algo esperado; eran ya 87 años … una vida larga y prolífica, intensa, vivída. La vida de un genio maravilloso que nos regaló a todos momentos inolvidables a través de su obra.
De García Márquez se puede decir mucho, muchísimo, de su obra de calidad inmensa, de esa cosmogonía tan suya que nos dejó para deleite de futuras generaciones; pero eso mejor que lo hagan los especialista, yo solo soy una humilde lectora que como tantos y tantos un día cayó rendida a la magia de sus relatos.
Recuerdo cuando leí Cien Años de Soledad, yo era solo una niña, estaba en el colegio, no recuerdo que años tendría porque fue hace mucho pero sí recuerdo el impacto que me produjo esa novela. Nunca había leído nada parecido…. Me costó leerlo, yo era una muy joven lectora y aunque siempre me había gustado leer y lo hacía, nunca antes había leído nada igual…
Ese universo distinto, tan personal y tan propio que proponía García Márquez me llevaba a sitios en los que nunca antes había estado.
Es difícil expresar aquí las sensaciones que viví. Recuerdo que aunque perdía el hilo entre todos esos personajes de nombres iguales y esa historia con idas y venidas en el tiempo no podía parar de leerlo y de sumergirme en ese universo mágico que lo envolvía todo.
Nunca podre agradecerle suficiente que me abriera las puertas de ese, tan suyo, realismo mágico que he ido luego buscando en otros autores hispanoamericanos y que tanto ha alimentado mi alma.
Y qué tiene que ver esto con el coaching. Pues si por coaching entendemos autoconocimiento, mejora personal, gestión de las emociones…tiene mucho que ver.
Cuando un hecho artístico, en este caso una novela, te llega de verdad, de conmueve, te inspira, te enriquece; te hace crecer como persona, hace que veas tus emociones y sentimientos, que seas capaz de reconocerlos y que reflexiones… y todo esto es muy coaching.
Descansa en paz Gabo y gracias por todo.


Blog

Sin comentarios

Deja una respuesta

*