El Laboratorio de Madres y Padres


Por segundo año consecutivo desarrollaré mi proyecto de coaching de Familia “El Laboratorio de Madres y Padres”

Está dirigido a personas que tengan  interés  en trabajar diferentes aspectos de su vida tales como la Autoestima, la Inteligencia Emocional y muchos otros, con el fin de  ejercer una mejor labor en la educación de sus hijos e hijas y avanzar en su  autoconocimiento.

El proyecto consta de ocho sesiones de una hora de duración y lo desarrollaré en el CEIP Rosalía de Castro de Getafe.

Aqui os lo muestro:

Sesión 1  Las emociones

Sesión 2 El Liderazgo

Sesión 3 La Autoestima

Sesión 4 Inteligencia Emocional

Sesión 5 Inteligencia Emocional II

Sesión 6 Educación y creatividad

Sesión 7 Resumen de la visto y plan de acción

Sesión 8 Plan de acción II

Espero que tenga tan buena acogida como el año pasado. Ya os iré contando.

 


Mandela, la encarnación de la Inteligencia Emocional


1364463433_244316_1364467068_noticia_grande

Ayer murió Nelson Mandela en Johanesburgo, la edad de 95 años.

Todo lo que se pueda decir de él es poco, muy poco.

Un hombre que lucho incansablemente por su país, que se puso como meta en la vida instaurar la democracia y la paz mediante la reconciliación y que lo consiguió.

Un hombre al que todo el mundo respetaba y quería. Un gran líder.

Leyendo estos días artículos sobre él me doy cuenta del tipo de persona que era este gran hombre.

Un hombre que ya desde muy joven mostraba una confianza en sí mismo inquebrantable. Un hombre que encontró una meta en su vida y ese objetivo se convirtió en algo más grande que él mismo, en algo que le trascendía.

Un hombre que vivió  totalmente enfocado en conseguir lo que quería y no paró hasta lograrlo.

Un hombre que a lo largo de su larguísima y apasionante vida tuvo la grandeza de espíritu de saber perdonar, pero de verdad, perdonar con mayúsculas para luego trabajar junto con aquellos que le hicieron tanto daño y entre todos lograr una Sudáfrica nueva, reconciliada y con futuro.

Un hombre que desconocía lo que significan la venganza y el revanchismo.

Un hombre que, según dicen los que tuvieron el privilegio de conocerle, trataba a todo el mundo con el mismo cariño y respeto, tanto si era un presidente de una nación o el último trabajador de su gabinete.

Yo lanzo una pregunta ¿Cómo se consigue esto? ¿Cómo se consigue no tener ansias de venganza después de haber pasado 27 años en una cárcel?

27 años…casi parece increíble y después de eso seguir con las mismas ilusiones y el mismo empuje del primer día; y además ser capaz de colaborar con los que te pusieron allí.

Para mí está claro que nada de esto se puede hacer sin una gestión magnífica de tus propias emociones, sin unas habilidades sociales extraordinarias, sin una comprensión profunda de lo que es el perdón, sin una empatía a prueba de bomba y sin una gran inteligencia emocional, además de una alto grado de resiliencia, es decir, la capacidad de sobreponerte a la adversidad y salir fortalecido de ella y todo ello con una sonrisa en la cara, ahí es nada…

En fin que este grandísimo líder, en el más profundo y estricto sentido de la palabra líder; aquel que te guía, que es un referente moral, ético, social, de vida…  nos ha dejado después de 95 años de grandeza.

Siempre será un grande entre los grandes, solo a la altura de unos poquitos como Gandhi o Teresa de Calcuta; por eso hoy el mundo está triste y un poco huérfano porque nuestro Madiba ya no está, y digo nuestro porque personas como él trascienden un país y una época son eternos y pertenecen a la humanidad entera.

Y ahora ¿Qué haremos con su legado? No, no me refiero a Sudáfrica, me refiero a las personas normales como tú y como yo, ¿Qué haremos con este chorro de sabiduría que nos transmitió?

Yo, por mi parte, desde una tremenda humildad intentaré tomarle como ejemplo para mi día a día, supongo que si él aguantó 27 años de cárcel yo podre aguantar lo que me traiga la vida ¿no?

 

Grande Madiba descanse en paz.